LÁMPARAS DE DISEÑO

SÍGUENOS EN FACEBOOK

RIO DE JANEIRO DURANTE LOS JUEGOS OLIMPICOS DE 2016




Teníamos mucha curiosidad por saber cómo es esta ciudad durante un evento deportivo tan importante como lo son los Juegos Olímpicos. Nuestra intención es visitar Rio de Janeiro durante un fin de semana en el que se celebren los juegos. Nos gustaría dar respuesta muchas preguntas que nos surgen a los viajero cuando vamos a visitar una ciudad durante un evento tan importante como este.
Nuestra sensación previa al viaje fue que creíamos que todo va a estar carísimo, que las colas de gente para entrar a los lugares más visitados van a ser infernales, que las playas no se podrán pisar...

La verdad es que había mucha gente, aunque la organización de los flujos de personas en una ciudad como Rio de Janeiro que se centra básicamente en una colección de paseos marítimos está bastante bien lograda. Es un ciudad cuya costa ha sido habilitada para poder recorrer caminando, en bicicleta, en vehículo u cualquier otro medio de transporte. Hay varias vías de diferentes tipos que separan la primera hilera de edificios de la playa. Esta infraestructura de transporte nos ha permitido recorrer la ciudad acortando los tiempos mucho más de lo que pensábamos. Hay mucha gente, y a simple vista un piensa que va a tardar mucho tiempo en llegar de un sitio a otro pero sin embargo además de gente, hay flujo. Por lo menos lo hay en las zonas más turísticas de la ciudad.


Además de la infraestructura que siempre ha existido en Rio de Janeiro, también nos encontramos con muchos elementos urbanos hechos especialmente para los Juegos Olímpicos. La villa olímpica es un ejemplo de esto donde habita la mayor parte de competidores del torneo. Esta Villa lo que permite es desviar un flujo de gente hacia una zona más apartada que puede haberse resuelto de buena o mala manera aunque urbanísticamente funciona.

El boulevard olímpico es donde la mayor parte de gente que va a ver los Juegos Olímpicos está concentrada. Aquí, vamos a encontrar salas de eventos, conciertos urbanos, naves equipadas con entretenimiento para la gente y un sin fin de elementos urbanos espontáneos que surgen para esta competición. Urbanísticamente se puede decir que se resolvió el flujo peatonal de forma excelente. Controlaron todos los accesos, cerraron varias calles dando exclusividad peatonal, habilitaron tranvías y el dispositivo de seguridad y orientación al turista no tiene precedentes. Había muchos funcionarios dispuestos a ayudar y siempre con muy buena voluntad. El despliegue de medios de parte de la ciudad es digno de ser destacado.

Sin embargo, tuvimos un problema al llegar a nuestro hotel la primera noche, y no fuimos los únicos. Definitivamente los hoteles no estaban preparados para recibir un flujo de personas tan alto durante estos Juegos Olímpicos. Nuestro hotel sobrevendió varias habitaciones lo que resulto en un desastre masivo ya que muchos tuvieron que ser relocalizados en otras ciudades vecinas como Niteroi. Si no tenemos en cuenta este percance al inicio de nuestro viaje, el resto de cosas funcionaron a la perfección.


Otra duda que teníamos era si iba a ser posible visitar los puntos de interés más importantes de la ciudad como son el Pan de Azúcar, el Cristo Redentor o la Catedral. Si uno se organiza bien, es posible visitarlo todo sin que las esperas se hagan excesivas. No esperamos más de 40 minutos para entrar al Pan de Azucar ya que la organización y la velocidad de los teleféricos es digna de admirar. Cuando uno llega al lugar y ve la cantidad de gente que hay, piensa que estará ahí todo el día, sin embargo, en Rio de Janeiro han resuelto de forma excelente los flujos de personas. 

SÍGUENOS Y COMPARTE EN FACEBOOK:

ENTRADAS DESTACADAS



"VIAJAR ES LA MEJOR FORMA DE PRACTICAR LA ARQUITECTURA QUE TODOS LLEVAMOS DENTRO"