LÁMPARAS DE DISEÑO

SÍGUENOS EN FACEBOOK

EL TRANSCURRIDO PUENTE JUAN BRAVO DE MADRID








Realizado por los ingenieros Alberto Corral López Dóriga, José Antonio Fernández Ordóñez y Julio Martínez Calzón.Se puede considerar como una obra de arte trascendente de la ingeniería española debido a su componente estético.

Tiene una gran influencia de los artistas Chillida y Sempere.

“los pasos elevados de Cuatro Caminos y Juan Bravo habían significado un cambio en la trayectoria de los proyectos y obras de este tipo de construcción que hasta esos momentos se realizaban en España”. Javier Rui-Wamba en las jornadas de la I.A.B.S.E sobre puentes
Gana el primer premio del ayuntamiento debido a:

Cualidad general del proyecto, estudio con detalle y profundidad de todos los elementos del puente, criterios estructurales muy estrictos, uso de nuevos materiales como el hormigón blanco y el acero cortén (autoresistente a la corrosión), uso de nuevas técnicas como la estructura mixta (acero estructural y hormigón prefabricado),nuevos procedimientos de construcción como la prefabricación total de la losa del tablero.

El viaducto fue una obra que siguió el plan Castro para el ensanche norte de Madrid, comunicando las calles de Eduardo Dato y Juan Bravo. Servía para potenciar una transformación urbanística de la zona, conectando las dos colinas de los distritos de Salamanca y Chamberí. Con este puente se pretendía curar la barrera producida por la Castellana.


Para su realización había que demoler el convento de los Agustinos Recoletos. El Ayuntamiento de Madrid decidió eliminar la Calle Martínez de la Rosa y gracias a José Antonio Fernández Ordóñez se ubicó el actual Museo de Escultura Abstracta Española.

El deseo de José Antonio por mostrar el arte del momento, su capacidad para luchar por lo que creía, su gusto por la escultura y su gran cantidad de contactos en el mundo del arte hizo posible este Museo.

Tiene una longitud de 320 metros, 16 metros de anchura y una pendiente descendiete y continua en todo el tablero, desde el lado de la calle Serrano al de la calle Fortuny.
Su trazado tiene una esbeltez y una ligereza extraordinaria gracias a los materiales y los métodos empleados.

Las vigas que conforman la estructura del puente son de acero cortén, importado de Alemania y encima de ellas se acoplaron placas prefabricadas de hormigón blanco.
Ambos materiales dan un contraste atractivo de texturas y colores.

Las pilas que sostienen el viaducto son pilares de hormigón blanco, con fuste y capitel recordando a las antiguas columnas dóricas, aunque con una mayor esbeltez.

Proyecto Constructivo
El proyecto tuvo como consideraciones previas una serie de análisis estéticos a distintos niveles:

- tratamiento de la visión en perspectiva del viaducto desde la vía inferior de la Castellana.
- la visión del usuario sobre la estética funcional del mismo. 
- el análisis de la multitud de perspectivas del viaducto desde todos los puntos de vista posibles de la ciudad.

El paso de la línea del metro por debajo de la Castellana no permitía el apoyo de ningún tipo de pila en su bóveda y la mayoría de los proyectos presentados en concurso presentaban pilas inclinadas.

Un elemento esencial en cuanto a la adjudicación del concurso fue la elección de pilas verticales.

El equipo de José Antonio propuso el reparto de las cargas de las pilas del puente encima de una viga que repartiera los esfuerzos puntuales de las pilas y que los alejara de la bóveda del metro.

 - Se escogió una pendiente constante en vez de una quebrada.
 - la variación de la altura de las pilas con el canto del tablero produce la elevación necesaria de la rasante.

Esto difería de la intención inicial del Ayuntamiento que quería un puente con rasante horizontal, aunque al ver los informes que recomendaba Ángel del Campo obtaron por escoger la opción que proponía el equipo de José Antonio Fernández Ordóñez.



Aspectos Estéticos
La visión de la obra desde un punto de vista estética no sólo se quedó aquí, el cambio de tipología que introduzco este puente se halla en la concesión artística del mismo:

 - Rompe con la línea racionalista-estructuralista imperante del momento.

 - basaba en una economía muy marcada y solo atendía a la belleza de las obras civiles desde los aspectos formales en cuanto a funcionales.

No obstante, las novedosas técnicas y materiales usados en su construcción atrajeron toda la atracción del puente, dejando en un segundo plano su carácter estético.

El puente está constituido con muchos detalles estéticos:

 - las barandillas hechas por el escultor Eusebio Sempere.

 - realizadas en hierro y se disponen en módulos

 - Las columnas de la mayor parte del tablero tienen un orígen clásico en las columnas griegas.

La absencia de base, el fuste de sección octagonal con canales en las aristas tiene reminiscencias a la columna dórica.

En planta, el puente sufre un sobreancho en la parte Este producida por una posterior reforma del proyecto.

Debido a la posibilidad definitiva de poder realizar debajo del mismo el Museo de Escultura Abstracta al aire libre.

El cambio de tipología de las columnas(tres en total) parte y delimita de algún modo el museo.

Los servicios de iluminación del puente se distribuyen por su parte interior para no alterar la visibilidad horizontal que tiene el viaducto desde la Castellana.

Gran colaboración con Chillida, Sempere y varios artistas.


Surge la idea de crear un museo de escultura moderna en la zona inferior del puente despues de inaugurar el viaducto en 1970.

Escultores como Alfaro, Chillida, Chirino, Julio González, Palazuelo, Torner, el propio Sempere, Miró, Subirachs, Serrano, etc. se comprometieron a donar sus obras a cambio exclusivamente del pago de los materiales y de su ejecución.


El recinto tiene una superfície de 4.200 m2 dispuesta con una amplia zona central donde hay el paso elevado y con dos franjas ajardinadas que lo bordean. 

SÍGUENOS Y COMPARTE EN FACEBOOK:

ENTRADAS DESTACADAS



"VIAJAR ES LA MEJOR FORMA DE PRACTICAR LA ARQUITECTURA QUE TODOS LLEVAMOS DENTRO"